libros.gifAl pobre libro le están haciendo una ley. Ay. Ponte en lo peor. Mira los ecos:

– Los grupos de CiU, IU-ICV y ERC han presentado sendas emiendas de ley a la totalidad del proyecto porque… ¡tachán, tachán!… “consideran que el texto remitido por el Gobierno al Congreso de los Diputados invade las competencias exclusivas que la Generalidad de Cataluña tiene en materia de cultura”.

O lo que es lo mismo, el libro, la lectura, les importa una M.

– El BNG ha presentado otra enmienda a la totalidad por lo mismo y porque el proyecto “no contempla debidamete la realidad plurilingüe y pluricultural del Estado”…

O lo que es lo mismo, el libro, la lectura, le una importa una M.

– “Libreros y distribuidores, inquietos ante libertad de precios libros de texto”.

O lo que es lo mismo, del libro lo que les inquieta es la p. pela.

– “Editores pedirán que los libros de texto se acojan al régimen de precio fijo”.

O lo que es lo mismo, la opinión de los editores depende de lo que les diga la calculadora.

– “Autores y traductores piden que Ley del Libro regule el canon de bibliotecas”.

O lo que es lo mismo: es triste de pedir, pero más triste es de robar…

…………

Me temo que faltan los únicos que podrían hablar del libro, sin pensar en la pela, en mendigar limosnas o en la política de baja estofa. Echo de menos a los únicos que si pudieran hablarían del libro, la lectura y la magia, en fin, del encadenamiento de palabras escritas: los lectores.

Me dirá el Gobierno, ese ente: “¡Si estuvieran organizados, podríamos darles participacion a través de sus entidades!”. Me respondo yo: “Si los lectores estuviesen organzados, no serían lectores; entretenidos en su auto-organización ya no tendrían tiempo de leer o se harían con su organización los no lectores, como pasa siempre”.

El caso, en fin, es que la Ley del Libro la están negociando mercachifles, folklóricos y mercaderes.

Ay, madre.

Seguiremos informando.

Anuncios