garcia-marquez.jpgEstá bien. Abjuro de mi post anterior. Me paso al otro lado y felicito al autor de “Cien Años de soledad”, en su octogésimo aniversario. Como “regalo”, leed algo de cómo nació la Obra Maestra del genio:

“… El intento de encierro a cal y canto para emprender su más largo y definitivo viaje fracasó a los pocos días por los compromisos que le tenían atado al cine y a la publicidad. Éstos llegaron a ser un engorro tan grande, que frenaron su fiebre creadora y el escritor fue atacado durante semanas por fuertes dolores de cabeza, pues tenía el cuerpo y el alma absolutamente colonizados por la novela. Entonces se apartó de la vida social, de los grupos literarios y cinematográficos, parlamentó con sus jefes y se zafó de los trabajos alimenticios. Emilio García Riera, el guionista de En este pueblo no hay ladrones, recordaría que a él le tocó reemplezarlo como copy en Walter Thompson, y que cuando se despidió les dijo que lo iban a ver muy poco, que se iba a encerrar a escribir una novela, a jugársela a fondo. García Márquez habló con Álvaro Mutis para que le echara una mano, y entre los ahorros que tenía y algo que le dejó su amigo, logró juntar cinco mil dólares que fueron a parar a las manos de Mercedes, con el ruego de que se hiciera cargo de todo y que no lo fuera a molestar para nada durante al menos seis meses que iba a estar encerrando escribiendo la novela. En realidad, iban a ser catorce…”.

(Del libro “GARCÍA MÁRQUEZ. El viaje a la semilla”, de Dasso Salvador. Alfaguara, Madrid, 1997) 

Anuncios