hada.jpg El Museo Etnográfico de Castilla y León -con sede en Zamora- anda metido estos días en un ciclo de contadores de historias. Se quiere recuperar, se añoran, los viejos relatos orales. Pero lo cierto es que los relatos orales se transformaron un día en literatura y ya no hubo necesidad de memorizarlos o detenerse a escucharlos. Y no menos cierto es que otro día inventaron el cine y después la tele, y ya ni siquiera hubo que leer los viejos relatos, puesto que bastaba con sentarse y ver cómo ocurrían. Aún inventarán otra cosa mañana -la están inventando, las videoconsolas son un avance- en la cual los viejos relatos, los cuentos de siempre, ni habrá que contarlos, ni escribirlos, ni verlos tumbados en una butaca. Sencillamente, los viviremos, como si fuésemos nosotros mismos Juan Sin Miedo o la Princesa del Guisante.

Lo único que no cambia son los cuentos que nos contamos.

O: la necesidad de más y más cuentos es lo perenne.

———————————————————-

(“Viruta” o entradilla del programa “Paréntesis Cultural” que semanalmente dirijo y presento en Radio Nacional de España en Castilla y León, Radio 1, miércoles a las 13,10 horas)

Anuncios