libros2.jpgDiez primeros motivos para no leer, perfectamente defendibles por parte de los no lectores:

1- Es un rollo.
Bueno, para ser precisos, antes de ser un rollo, lo de leer fue una pesadez. Al pie de letra. Porque los primeros libros o poemas o epopeyas o tratados o recuerdos o lo que fuera, se escribían en piedras con un punzón. Imaginad: como para que se pusiera todo el mundo a leer. Menudo peñazo y qué pesadez.
Después, en una segunda etapa, es cuando se transformó en un rollo: de papiro, en concreto. Los libros no tenían más que una hoja, pero más larga que un día sin televisión.
En la era del papel, que es la de ahora, cortan el rollo en pedacitos llamados páginas para disimular. Pero lo cierto es que te topas con cada tocho…

2. Los libros no tienen música. Ya ves tu, en los tiempos que corren. A quién querrán convencer de que nos cuentan historias estupendas cuando, además de no verse y no tener color, resulta que tampoco llevan música.

3. Leer no es solidario. Con la de necesidades que hay en el mundo y tu te pones a hacer algo con lo que te olvidas de todas esas necesidades y del mundo mismo.

4º Hay que pasar las hojas con el dedo. ¡Habrase visto atraso igual! ¿Cómo va a leer la gente y fatigarse un dedo de modo tan tonto?

5. Para pasar las hojas, a menudo hay que mojarse el dedo con saliva. Y eso no parece muy higiénico…

6. Leer no desarrolla ningún músculo, salvo… los del trasero.

7. Los duros no leen. ¿O te imaginas a Bruce Willis, a Van Damme o Vin Diesel leyendo con deleite la última novela de Vargas Llosa o la primera de Tomás Sánchez Santiago?

8. Buena parte, no digo todos, pero buena parte de los multimillonarios que han salido de la nada son analfabetos funcionales. Y no hablo al tuntún. Ese tema lo conozco de primera mano. He entrevistado a algunos de esos millonarios. Les dices “libro” y creen que eres un empleado queriendo “librar” más de la cuenta. No les suena de otra cosa. Y aquí es donde uno se pregunta: ¿habría llegado esa gente tan arriba si se hubiera puesto a leer, con lo que eso a veces te hace cavilar, dar vueltas a la cabeza…?

9. Leer seca los ojos. Esto último no es un motivo que haya pensado yo. Es lo que, cuando era pequeño, me decía mi madre para que dejara de leer tanto, temiendo que nunca llegara a ser una hombre de provecho, como en efecto ha sucedido. No sé si se me secaron los ojos, pero desde luego acabé con gafas. Y en el Quijote, mirad lo que se lee: “En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el celebro, de manera que vino a perder el juicio.”

10. Leer no es sexi. Ni os da atractivo. En absoluto. Donde esté una buena moto, un móvil de última generación o unas horas de gimnasio bien aprovechado…

………………………….

(Lo siento, pero continuará…)

Anuncios