lectoras.jpg(Diez nuevas razones que puede alegar en su defensa el No-Lector vocacional)

31. Entre dos que bien se quieren, con uno que lea basta. (Así que, oye, que lea el otro).

32. Cuando no leía ni escribía nadie, existía la literatura oral de los juglares y dicen que era estupenda y la mar de entretenida. Así que, ¿por qué no volver a atrás?

33. Si leer fuese bueno, los ricos leerían más que nadie, porque siempre se quedan con todo lo bueno.

34. La lectura puede producir obesidad, porque no requiere ejercicio. Vive sano, restringe tus lecturas.

35. Leer aísla. No es una actividad social, como ir al cine, al fútbol o participar en juegos on-line de Internet.

40. Ya dije antes que leer no ayuda triunfar. Pero ahora caigo en que lo sé por experiencia. Los más “lentos” de mi clase están todos arriba: uno ha llegado a diputado provincial, otro está en Hacienda… Los que más leían, en cambio, no han llegado más allá de profesores. El que lee, tiene muchos puntos de vista sobre cada cosa. Así que ha de analizarlos todos, antes de tomar una decisión. Eso, para los de fuera, son dudas. Y el que duda es raro que triunfe. El triunfo es para los que no dudan jamás y se lanzan a la piscina sin mirar a ver si hay agua.

(Continuará)

Anuncios