otono.jpgSe desnudan los árboles suicidas, como cada cada otoño. Hacen “Streeptease” en los parques, las aceras, el poco campo que vemos desde las ciudades. Van despojándose de esa ropa que son las hojas, quitándoselas una a una, para darle emoción, para alargar el espectáculo. Cuando llega el frío es cuando los árboles se desnudan, pobrecillos. Y se no quedan los paisajes como se han ido quedando los antiguos pueblos; sin brotes nuevos, solo troncos retorcidos y nervudos, tratando de aguantar hasta otra primavera.

El otoño es el mes de la melancolía. Y solo conozco una forma de no ver caer las hojas que deprimen. Abrir un libro e ir pasado esas otras hojas que son capaces de contar historias…

Anuncios