otono-2.jpgEstos días no mires por la ventana en exceso, salvo que vivas en el campo y dispongas de descodificador de otoños. Tampoco te asomes al balcón ni salgas sin paraguas, a menos que conozcas el equívoco lenguaje de los vientos. Estamos en días melancólicos, definitivamente otoñales y por tanto proclives a despertar la depresión en cuantos nos refugiamos un día en el asfalto, buscando la seguridad que nunca hallamos antes ni en lo más profundo de la mejor de las cavernas.

En otoño, mejor que hacia fuera, miremos hacia dentro, con la ayuda de esas palancas poderosas que suministra la cultura…

Anuncios