Por una vez, el tópico se hace realidad. El tópico: “Año nuevo, vida nueva”. La realidad: desde ayer, uno de enero de 2009, mi vida ha entrado en una etapa radicalmente nueva. Ya no trabajo en Radio Nacional de España. Soy uno de los más de cuatro mil prejubilados de RTVE. Y a eso se añade, como efecto colateral, que tampoco puedo seguir, al menos por unos años, con mis otras actividades de tipo periodístico; como escribir artículos en diferentes diarios. Estoy, pues, ante una vida nueva en la que de pronto voy a tener lo  que más me ha faltado en estos años anteriores: tiempo. Y en particular, tiempo para la literatura. Me parece un regalo inesperado del destino, que parece decirme:

-Vamos a ver si de verdad era cuestión de tiempo eso de que escribieras poco y sin demasiada ambición. Vamos a ver si con tiempo consigues algo más o solo te has estado engañando…

Algo de vértigo existencial, en estos momentos, sí que tengo.

Anuncios