– Mejor machacar funcionarios que eliminar las potentes redes caciquiles de las Diputaciones: millones y millones y millores tirados a la basura cada año.

– Mejor subir el IVA, aunque eso ahonde definitivamente la recesión, que tocar las sagradas, inútiles y carísimas autonomías que nos impusieron incluso a los que nunca las quisimos: ¡ahora dan de comer a tantos que no sabría qué hacer si fueran al paro!

– Mejor recortar en Sanidad que eliminar el Senado, ilustrísimo e inutilísimo pesebre donde estabular a tantos y tantos políticos descolocados o incolocables.

– Mejor eliminar maestros que políticos amortizados y sin función, que sindicalistas “liberados” sin nada que hacer, que asesores sin nada que asesorar…

– Mejor rescatar bancos que rescatar parados: con los primeros siempre te puede caer algo, con los segundos tu me dirás.

– Mejor recortar las pensiones de los viejos que los beneficios de los millonarios. Los primeros no producen nada, los segundos “crean” riqueza cada vez que cagan.

Y podemos seguir.

Pero todo se reduce a una cosa: cuestión de prioridades. Los actuales gobernantes, no solo de España, no solo los de hoy, las tienen muy claras, clarísimas. Los de abajo, tu y yo, me da que no tanto. Y así nos va.

Anuncios