Crónica sentimentalLIBRO: “Crónica insignificante”. Novela. 342 páginas (estimación)

AUTOR: Emilio Casado Moreno

Precio: 0,89 céntimos, en Amazón.es. Solo disponible como ebook

Antes comprar esta novela hice lo que todo comprador de libros de Amazón debía acostumbrarse a hacer: empecé por descargarme el fragmento gratuito que se ofrece. Hay tanta oferta de libros, tantos títulos que uno querría leer, que es el mejor método para no comprar al tun-tún. Pues bien, leí el fragmento y me quedé enganchado y con ganas de más. Así que me descargué el libro completo, previo pago de la ridiculez que parece obligada entre auto-publicados de Amazón: 0,89 euros.

¿Vale la pena? No me decepcionó en absoluto. Y mira que podría haberlo hecho, dado la lentitud y detalle con que se nos va narrando el día a día de un fulano, que parece destinado a ir de fracaso en fracaso. Se trata de un sicólogo interino de una cárcel, padre de una hija pequeña que ve los fines de semana y al que el divorcio ha dejado sin casa, sin coche y sin rumbo. El autor te lía, con una prosa espléndida: te hace avanzar centenares de páginas, la mar de interesado, pero con la sensación de que en realidad no te está contando nada. Sí que lo hace, claro, pero al modo de las grandes novelas y películas de antaño: sin que te enteres te van llevando al “clímax”, hasta que todo estalla del modo más inesperado.

¿De qué va? No tiene mucho sentido explicar el argumento para no estropear la degustación de la novela, aunque en la propia página de venta de Amazon se dan algunos detalles más precisos de la trama.

Lo que no me gustó. Hay algo que ciertamente no me gustó de esta novela, ni antes de empezarla ni después de haberla leído: el título. Me parece un título “suicida”, por lo que tiene de desmotivador de ventas. ¿Quién diablos va querer leer un libro que desde el título te proclama su “insignificancia”? Es cierto que pega con la historia, una vez que se ha leído. Pero título y portada, cree uno, deben sobre todo ser provocaciones para abrir el libro.

Tampoco estoy seguro de que el final, pese a redondear la novela en el sentido que más suele gustar a los lectores, sea el más acertado. De hecho, me parece sintomático que el autor haya tenido que cambiar de voz narrativa en las últimas páginas, como única forma de poder abordar ese final.

Conclusión: Una espléndida novela, pese a esos dos apuntes finales, que más que negativos, son dudas que solo se plantea alguien que, como yo, también escribe. La prosa es limpia y delicada. La historia, diáfana; pese a bucear en las oscuridades personales. Y no creo, la verdad, que decepcione a lector alguno, al margen de gustos, modas y manías.

Si lo quieres comprar, este es el ENLACE.

Anuncios