Reproduzco aquí una reflexión, un tanto extensa, que se me ha deslizado hoy en mi cuenta de Facebook:

Voy a tener que publicar, aunque sea por mi cuenta y sin ganarle un céntimo, la segunda novela que escribí, hace demasiados años. Su tema: el dinero. Su protagonista: un ejecutivo de Caja de Ahorros local sin escrúpulos ni conciencia. Lleva en un cajón unos 15 años, pero cada vez me parece de más actualidad… El problema es que está destinada a ser una obra tan “maldita” o minoritaria como EL BESO DEL TIEMPO. Su lenguaje es no menos elaborado y quise hacer una biografía contando sólo lo que nunca cuenta una biografía al uso o convencional: o sea, el típico producto del que huye como de la peste cualquier editor con ganas de “triunfar”. En fin, tendré que meditar sobre esa obra que se pudre en un cajón…

Anuncios