En uno de los muchos debates sobre piratería literaria que hay en la red (http://www.lecturalia.com/blog/2012/02/22/han-pirateado-mi-libro-y-ahora-que/ ) acabo de hallar esta “receta” para combatirla por parte de los autores que se vean atracados en sus derechos. Me parece de lo más interesante, porque ya estoy saturado de los gorrones sin argumentos, empeñados en que tienen derecho a la cultura gratis “porque les sale de ahí”.
…………………………………..
1- Busca el título de tu libro en Google.
2- Notifica a Google todas las webs que incluyan una copia pirata: https://www.google.com/webmasters/tools/dmca-dashboard?hl=es&pli=1

A lo que más temen TODOS los webmasters es a que Google les penalice el ranking. Es decir a desaparecer de los resultados de Google o en el mejor de los casos bajar en la posición de los resultados de búsqueda.

Otra solución simple es notificarle al autor de la web que simplemente le vas a poner una denuncia penal si no elimina el contenido. ¿Que no te hace caso o no te contesta? Pues vale… SE LA PONES. Una denuncia penal es GRATIS. La puedes poner en cualquier comisaría e incluso por internet. La policía se encargará de encontrar y citar al autor de la web e iréis a juicio. La condena MÍNIMA será una multa y ANTECEDENTES PENALES. Es decir que si otro día le pillan conduciendo con dos copitas, por tener antecedentes INGRESA EN PRISIÓN.

Estas son las dos formas que funcionan. Han encerrado al de Megaupload, con lo que como te imaginarás no tendrán mucho problema en hacerlo con el que ponga un mensaje en forocoches. La de Google te puedo asegurar que funciona y QUE ES LA QUE MÁS LES JODE pero por supuesto puedes aplicar la dos y te repito que las dos son fáciles, gratis y efectivas. He probado las dos y funcionan. Con una forma todas las webs desaparecieron de los resultados de Google cuando buscaban uno de mis libros. Con la otra forma se llevaron detenido al dueño de una copistería y le metieron unos 20.000€ de multa, creo recordar.
………………………
Y hasta aquí la “receta” que desde luego yo pienso aplicar contra el gorroneo literario, en lo que me vaya afectando.

Anuncios