Dos años en Amazon

BOLA Portadas AmazonUNO. A finales de febrero de 2012 “colgué” mi primer libro en Amazón, como ebook. Por mi cuenta, en plan independiente. Fue la novela “El beso del tiempo”. Había sido publicado antes en papel, pero apenas había circulado. Pese a obtener un premio, la editorial eran muy pequeña y sin capacidades de venta. Pensé que bien merecía una segunda oportunidad y la única al alcance de mi mano, sin coste, era Amazón. Empecé fatal. Nadas más “colgarla” en la librería virtual, la puse unos días gratis como promoción y el resultado fue: pirateo automático. Nunca despegó en ventas. ¿Quién iba a comprarla, cuando con un clic se la podía bajar gratis total? Pese a todo, la he mantenido en Amazon. Y algún ejemplar se vende de vez en cuando. Pero lo cierto es que vendo más ejemplares en papel (de los que yo tengo, ya que los “derechos de autor” de la edición los cobré en libros, ante la dificultad de cobrar de otro modo).

DOS. Tampoco es que esperara nada especial de Amazon al entrar. Lo vi como un tanteo hacia el futuro, no como una realidad de hoy. Imposible vender mucho cuando solo accedes a quienes tiene un lector específico, el Kindle, y de entre esos poseedores los que se han abierto cuenta en Amazon y se han habituado a comprar libros, minoría más ínfima aún, como compruebo en mi propio entorno (compren el Kindle u otro, casi todos mis conocidos piratean el contenido y no son precisamente gente sin dinero).

TRES. Pocos días después de colgar la novela, añadí a mi oferta de Amazón un libro para niños “EL BURRO DEL RABO AMARILLO y otros cuentos de risa“. Esta vez fue un estreno; era un libro inédito que quise probar como ebook. Ha sido con diferencia mi libro más vendido en Amazon. No he llevado la cuenta de la ventas totales, pero pueden haberse vendido 400 o por ahí; vendidas, sin regalar. Y a un precio que hasta hace poco fue siempre de 1,48 euros (o sea, 50 céntimos para mi). De haberse tratado de un libro no inédito, descatalogado, no hubiera sido un mal balance. Así, no tanto. Al no ser inédito, he laminado sus posibilidades de ser publicado en papel, donde esa cantidad se vende nada más salir y con mayor beneficio. Aún así, me ha acercado a otros lectores y la experiencia no puede tildarse de negativa.

CUATRO. Animado por el relativo éxito de “El Burro…”, saqué en Amazón otros libros para niños, pensando que funcionarían igual. Ni de broma. Ventas simbólicas, de goteo y sin continuidad. Los niños aún siguen en el papel, concluí. En los ebooks, por lo demás, la edición para niños no es tan fácil como la otra. Son libros que deberían de llevar ilustraciones para ser más atractivos. Sin embargo, no hay margen alguno para pagar ilustraciones (ni nada), con lo cual he tenido que ir retrocediendo en ese campo, respecto a mi plan inicial.

CINCO. Para mayores, publiqué también en Amazón un libro de relatos, EL ARCO DE LA INMORTALIDAD, que era inédito. El temor a que me pasara como con la novela y lo piratearan en cuanto lo promocionara de forma gratuita me hizo dudar mucho. Pero al fin tuve que hacerlo, porque solo regalando el libro puedes conseguir algo de visibilidad y las decisivas opiniones favorables en la página de Amazon (un promedio de una o media por cada cien que regalas, pero qué le vamos a hacer). Conseguí estupendas reseñas favorables, pero las ventas tampoco despegaron jamás. Casi dos años después lo he publicado en papel, via CreateSpace, y en dos semanas he vendido más copias, aunque solo sean unas cuantas, que en los dos años anteriores.

SEIS. Mantengo en la actualidad 9 ebooks a la venta en Amazón, seis de ellos de literatura infantil. Por todos ellos percibo unos potentes ingresos mensuales de entre 5 y 20 euros, según. He tenido más libros, pero en los últimos meses estoy retirando más que añadiendo. Y desde luego, de lo que estoy escribiendo no pienso ni por asomo estrenar nada ahí. Añado: hablo solo de Amazon porque, según mi experiencia, es el único sitio donde se venden ebooks editados de forma independiente, aunque no sean muchos. Tanteé otras plataformas, he tenido ebooks en ellas y no vendían nada de nada. Me falta por probar el iBooks de Apple, donde creo que sí se vende algo, pero en una proporción de 1 a 5 respecto a Amazón. Y excluyo plataformas españoles, como la de La Casa del Libro, porque no incentivan, sino todo lo contrario, la autopublicación: solo quieren ebooks de editoriales.

CONCLUSIÓN. Como cuando empecé hace dos años, creo que la edición digital sigue siendo el futuro, pero dista de ser el presente que yo imaginaba más cerca. No hay mercado aún, no he detectado masa crítica suficiente de e-lectores. Para los escritores entiendo que Amazón puede ser la salida, cuando no hay otra disponible. Hoy escriben multitudes y es imposible que existan lectores para todos. Las editoriales clásicas no dan abasto a leer. Por tanto, en muchísimos casos, auto-publicar sin coste, como te permite Amazón, puede ser la única forma para que muchos demuestren su valía. Pero no cabe engañarse: de ahí no van a salir premios Nobel. Casi todos los libros que “triunfan” en Amazón son novelas sentimentales de escaso fuste, vendidas a precios ridículos. El lector “literario”, exigente, aún no está por ahí, o yo no le he percibido; creo que sigue en el libro de papel. En mi caso concreto, tampoco con el libro infantil he vislumbrado campo suficiente, aunque ahí reitero que está el lastre añadido de no poder incluir ilustraciones de calidad.

FINAL. Esto está escrito “de sopetón”, tal como lo has leído. Es decir, habrá cosas que corregir, completar o enmendar en próximos post. Y: se trata de un balance u opinión rabiosamente personal, subjetiva y derivada de mis propias experiencias. Cada cual cuenta “el Amazón” según le va, como es obvio. Mi balance es agridulce, inclinado hacia lo primero. El de otro será forzosamente distinto. Solo he querido aportar un punto de vista sincero, personal y desde dentro, por si a otros les resulta de utilidad. Vale.

29 comentarios en “Dos años en Amazon”

  1. El mío, mi balance, tiene algo positivo: conseguí que una editorial grande se fijase en una de mis novelas y lleva ya unos días en papel, con una distribución que ni por asomo se me habría pasado por la cabeza. No sé qué saldrá de ahí, es muy pronto para este tipo de valoraciones, pero con respecto a las otras tres que tengo en Amazon me he sentido muy identificada en todo lo que dices. Sobre todo en lo que concierne a las novelas para niños, donde creo que el papel tiene mucho recorrido aún y el mercado digital se queda escaso. Al menos en Amazon y para lectores kindle porque se tiene que prescindir de las ilustraciones. Se puede hacer pero si el dispositivo es básico no lucen nada.

    Dos años después de publicar ahí por primera vez, las ventas de esas novelas son, como dices, un goteo inconstante. Sin embargo sí me planteo volver a subir una más cuando la acabe, porque está vinculada a una de las que ya tengo y es casi más una cuestión de cabezonería personal que otra cosa.

    Hablas de la piratería. No se puede hacer nada. Da igual lo que protestes, lo que te enfades… ahí está. Una vez logré que retiraran una de las novelas de una página pero al instante estaba en otra.

    El tema de la calidad de lo que se sube, creo que hay de todo. He encontrado novelas autoeditadas maravillosas y auténticos tostones que se mantienen meses en los primeros puestos de las listas porque tocan temas de moda o simplemente porque la portada es atractiva. Además, desde que tengo la novela en papel me he dado cuenta de otra cosa que se me había pasado por alto: una descarga, aunque se pague, no equivale una lectura. Hay quien compra de manera compulsiva y acumula. Esta es mi conclusión porque he recibido mucho más feedback en tres semanas en papel que en un año entero en digital.

    Seguimos en tiempo de transición. Sinceramente, no me atrevo a augurar hacia donde vamos. Sigo pensando que es pronto.

    Un beso

    Me gusta

    1. Coincido en todo, Mayte. Déjame subrayar solo que el hecho de que algunos (con tanto tesón como calidad, cual es tu caso) logren acceder al papel desde la autoedición permite subrayar las estrecheces de ésta: aún no es una estación de llegada, solo un apeadero desde el que subir, si hay mucha suerte, al gran expreso de la edición tradicional. Como bien dices, seguimos en transición.

      Me gusta

  2. Interesante y valiosa aportación. Tengo la impresión de que estamos abandonando el papel pero todavía no hemos llegado al formato electrónico. A saber como será el futuro.

    Me gusta

  3. Estoy de acuerdo contigo en todo, Braulio. Creo que el boom de lo digital todavía no ha llegado, e incluso que muchos de los que empezamos a leer en ebook (entre los cuales me encuentro), al final hemos retornado como el hijo pródigo al papel. En cuanto a lo que comenta Mayte, no creo que la editorial se fijara en su libro por estar en Amazon, sino porque realmente ese libro es muy bueno y de uno u otro modo al final hubiera triunfado como lo está haciendo. Yo mismo tuve una novela en amazon durante bastante tiempo, y una editorial se interesó por ella porque quedó finalista en un concurso literario al que la envié. Cuando me llamó la editora ni siquiera sabía que estaba en amazon.

    Mi trayectoria es igual a la tuya, o incluso peor, del orden de tres o cuatro euros al mes. Reconozco que amazon necesita una dedicación por parte del autor que yo soy incapaz de darle, porque lo que me gusta es escribir, pero soy nefasto a la hora de hacer publicidad, y además me aburro mucho. Hay joyas si las buscas, pero tienes que dedicarle tiempo. Pienso que la falta de filtro a la larga le hace daño a una plataforma de ese tipo, pero resulta tan sencillo comprar, y es tan barato, que a veces la gente prefiere gastar un poco de dinero antes que piratear, o esa impresión me da.

    Lo que sí reconozco es que, en el entorno digital, amazon es la que se lleva la palma. Has nombrado Tagus. Mi novela estuvo ahí, y mis amigos me llamaban para decirme que habían sido incapaces de comprarla, por un sistema de compras obsoleto y que no funcionaba como el de amazon.

    Me ha encantado tu entrada, tan sincera e interesante. Te felicito

    Félix Jaime

    Me gusta

    1. Gracias por tu aportación. Me identifico plenamente con eso de “soy nefasto a la hora de hacerme publicidad y ADEMÁS ME ABURRO MUCHO”. ¡Jajajaja…! De eso tengo que hablar en una próxima entrada, porque es ciertamente la pesadilla número uno de la autoedición.

      Me gusta

      1. Yo hago como que no me aburro pero me aburre muchísimo, además de que he llegado a la conclusión de que tampoco es que sirva demasiado. Bueno, sí, para hartar a todo el mundo. Pero de vez en cuando me entra cargo de conciencia y me digo, “a ver si no estás poniendo todo de tu parte”. Y caigo de nuevo 😦 Y otras veces (no os riáis) pongo enlaces en TW porque desde el móvil me resulta más cómodo pinchar en el enlace para ver cómo va la novela que hacer una búsqueda nueva.

        En realidad me los pongo a mí misma.

        Me gusta

  4. Yo he tenido el privilegio de leer “El beso del tiempo” y “El arco de la inmortalidad” y puedo dar fe de que ambos libros atesoran mucha calidad. Pero ya sabemos que las ventas van por otro camino. Yo me siento muy satisfecho de Amazon. Me baso en las matemáticas. Gracias a la publicación en esta plataforma me han leído (dato mínimo por las ventas) unas 2.500 personas. Sin Amazon habría llegado a 50 amigos. Últimamente se van uniendo unos diez o veinte lectores mensuales, pero aun así resulta mejor que ninguno. Mi siguiente novela saldrá en una semana, también en Amazon. No veo otro camino.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

    1. Gracias, Enrique. Tu siempre tan generoso con los demás… Respecto a ti, sabes lo que opino. Me resulta incomprensible que las grandes editoriales no se hayan interesado por tu novela, “El eterno olvido”. Es un bestseller de manual y encima con calidad. Me alegra que al menos Amazon te haya dado lectores. Soy uno de ellos y ciertamente espero con interés tu segundo e inminente título. Gracias por pasar por aquí.

      Me gusta

  5. Mi caso es diferente porque no he publicado libros, sino entradas de mi blog más desarrolladas y con extras, en formato ebook. Lo hice como una acción de marketing más, no para vender libros (menos aún para ganar dinero) y, sin embargo, en pocos meses que están online en Amazon se han vendido algunos ebooks: http://goo.gl/XffDQC A todos los he puesto un período de tiempo gratis; casualmente o no el ebook que menos tiempo estuvo gratis es el que más ventas tiene y el último que puse en promoción, entiendo que la temática de este interesa más que la de los otros ebooks.

    Sí utilizaré estos ebooks en promoción gratuita para atraer miradas en el momento que publique un libro que estoy escribiendo, al que no inscribiré en KDP Select. Tal vez habría que analizar si un libro sirve de atracción para otros en los distintos géneros literarios ¿no?

    ¡Saludos a todos!

    Me gusta

  6. Hola Braulio: Yo también estoy en Amazon y en todoebook.com. Tengo que decir que el camino para intentar ser escritor cuando se tienen mimbres de escritor sigue siendo el tradicional, es decir, que una editorial seria -normalmente son las grandes- elija apostar por uno, edite en papel y te ayude a proyectarte. Todo lo demás son pajas mentales (perdón) del mundo on line, alimentadas por un montón de gente que quiere vivir de la edición digital vendiendo el cuento de la lechera. Mi experiencia es esta. He editado en papel con editorial pequeña, que solo va a hacer caja con nuestro trabajo; y he editado en digital que se muere de la risa en el baúl de las promesas infundadas del ciber espacio.
    Hay que dar pasos ciertos y firmes y tratar de quedar al margen del “montón de la basura” que busca visibilidad en la red a todo costa. Un escritor es algo muy distinto a lo que nos venden los intereses cruzados del ámbito on line.
    Saludos cordiales para todos.
    Julio Carmona

    Me gusta

  7. Gracias por tu visita y por contar tu experiencia, Julio. Aunque no soy tan rotundo como tu respecto a la edición digital, sí creo que hay que intentar por todos los medios acceder a la edición al modo tradicional. Es la vía segura. Aunque si esa nunca se abre… La edición digital no deja de ser la única alternativa que le queda a la mayoría, gente de callidad incluida. Te deseo mucha suerte con tus libros.

    Me gusta

  8. Un post muy interesante con el que deben sentirse identificados el 99% de los escritores independientes. Yo soy uno de ellos. Uno más, aunque con una experiencia mucho más corta que la tuya. De momento he escrito sólo una novela, ‘El viaje de Pau’, que está disponible en Amazon y en La Casa del Libro como ebook. En Amazon también la colgué en papel a través de Createspace. No tenía expectativa alguna más allá de la que pueda tener quien compra un boleto de lotería, porque enseguida me di cuenta de que las posibilidades de asomar la cabeza en la jungla editorial pasaban básicamente por la edición en papel.

    Mi libro es autoeditado y autopublicado. Yo mismo lo maqueté y busqué la imprenta donde poder hacer tiradas cortas a un coste razonable. Lo siguiente fue llamar a la puerta de las librerías. No es fácil, pero si vas con un producto bien presentado, con aspecto profesional, algunas te la abren. Hasta el momento he conseguido ponerlo a la venta en una veintena, y poco a poco se va vendiendo.

    Hasta ahora es poca cosa. Empecé con 50, luego encargué 100 y actualmente estoy distribuyendo otros 200, mientras que de Amazon van cayendo 4-5 descargas mensuales. Una ridiculez, pero no me preocupa demasiado porque sin una editorial detrás todo lo que estoy haciendo es inversión a futuro. Me explico:

    He leído algunos comentarios quejosos con la autopromoción. Guste más o menos es la única vía para lograr algo de visibilidad, y hay que invertir muchas horas dando la lata en redes sociales para que alguien se interese de vez en cuando por lo que haces. A mí me gusta. Mantengo un blog en el que escribo lo que se me pasa por la cabeza, pero en el que mi novela tiene un espacio protagonista. También tengo una página de facebook y cuenta de twitter. Estar presente en todas partes y además escribir, trabajar en algo que dé de comer y el resto de tareas de la vida diaria es prácticamente incompatible. Desde luego, yo todavía no he encontrado la manera de hacerlo.

    Pero para que tu libro no ya se venda, sino que al menos suene, es imprescindible. La única posibilidad de “éxito” pasa por el boca oreja, y llegar a esa situación requiere de dos elementos básicos: conseguir lectores satisfechos y mantener una relación cercana con ellos. La única ventaja de los escritores independientes sobre los reconocidos es la cercanía. Los lectores tienen la oportunidad de hablar directamente con el autor, de escribirle e-mails, dejarle comentarios en su blog, enviarle tuits, etc… Y si algo bueno he descubierto en este algo más de medio año que llevo en el ajo es que hay mucha gente dispuesta a leer libros que circulen al margen del circuito editorial tradicional. Pero lo que es aún más importante: se trata de gente dispuesta a ayudar en su difusión, ya sea escribiendo reseñas en sus blogs, buscando librerías, comprándote el libro directamente para regalarlo a terceras personas, compartiendo tus publicaciones en redes sociales, participando en acciones promocionales…

    La autopromoción es imprescindible, pero debe ser una autopromoción “inteligente”, que huya del spam, que implique a lectores potenciales, que aporte algo diferente. El objetivo tiene que ser, insisto, lograr visibilidad, no vender libros. Esto llegará después… si el producto es bueno, claro.

    Saludos!

    Me gusta

    1. Hola, Benjamín. Gracias por participar.
      Tu comentario me parece interesantísimo. Desde luego, comparto tu visión del asunto al cien por cien. Y creo que lo enfocas con enorme sensatez. Los datos que aportas no los veo ridículos, para nada. 4-5 descargas mensuales en Amazón y 200 libros de papel distribuidos por librerías, indican un trabajo titánico para el escritor-orquesta en que toca convertirnos en ese inicio de milenio. Y añado, considera un éxito lo de Amazon: poca gente vende más, aunque por orgullo muchos añadan un cero o dos e incluso tres a sus presuntas ventas. Con 4 o 5 ventas mensuales hasta puedes aparecer en lista de más vendidos de alguna de las mil categorías que hay ahí.
      Me has dejado solo una duda, que no me resiste a plantear. Además de la edición en papel de CreateSpace, ¿has hecho otra en una imprenta tradicional, que es la que llevas a librerías? Parece deducirse del texto, pero me sorprendería…
      Un saludo y mucha suerte, Benjamín.

      Me gusta

      1. Efectivamente. Tengo una versión en papel en CreateSpace y otra para librerías. Debo aclarar que soy periodista y he trabajado durante muchos años con programas de diseño y maquetación como Indesign, por lo que ese trabajo lo he podido hacer yo mismo. Por si te interesa el tema, te paso la dirección de la imprenta con la que trabajo (no tengo absolutamente nada que ver con ella, así que no me llevo comisión alguna por promocionarla, pero es muy asequible para autopublicar y trabaja bien): http://www.printcolorweb.com.
        Decidí hacerlo todo como si hubiera una editorial detrás, así que inscribí novela en el registro de la propiedad intelectual, saqué el ISBN tanto para la versión en papel como digital, e hice el depósito legal.
        Es un trabajo muy esclavo, desde luego, porque una vez decides embarcarte en la aventura de la literatura independiente no puedes descuidar a quien te sigue, así que hay que responder comentarios y mensajes y proporcionar continuamente material interesante. Además de, por supuesto, seguir escribiendo.
        Muchas gracias por los ánimos. Los buenos deseos son mutuos.
        Saludos!

        Me gusta

      2. Echaré un vistazo a esa imprenta. Pero mi extrañeza es porque dudo que haya en España una imprenta que sea tan flexible y te haga tan buenos precios como CreateSpace. Y los libros de ésta también los puedes llevar a librerías físicas, si haces el Depósito Legal (tengo dudas con el ISBN, porque no sé si sirve el gratuito que te dan o hay que pagar uno español). En todo caso, te envidio por tu dominio del diseño: a mi me gusta hacérmelo todo yo y de hecho lo hago. Pero con una alto nivel de “chapuza”, porque no logro dominar Indesign y programas similares.
        Un cordial saludo, Benjamín.
        (Tengo ya localizada tu novela en Amazón; de momento la he puesto en “lista de los deseos” y me he descargado el fragmento de prueba; pero a ver si me baja un poco la “pila” de pendientes…)

        Me gusta

    2. Todo lo que dices, Benjamín, es cierto y, desgraciadamente, tiene la importancia de una gota de agua en la tormenta. Sin embargo algo hay que hacer. La auto edición, aunque estás abocado también al sufrimiento comercial, me parece, si se hace bien, una apuesta muy digna antes que dar tu manuscrito a una de esas cientos de editoriales que más que editoriales se comportan como impresores y… si te vi, no me acuerdo. Sin embargo, hay tanta oferta, son tantos los miles de obras que saltan a la pista central del circo que creo que estamos todos confundidos, el público y los actores, es decir, los payasos. No obstante, yo estoy haciendo lo mismo que tú. Suerte y al foro.

      Me gusta

  9. Interesante opinión. Gracias por exponerla. No obstante, hay un caso de mucho éxito que es “La saga de los longevos” de Eva García. N 1 en Amazon durante meses (no gratuito) publicado por eso más tarde por La esfera de los libros, apunto de publicarse en inglés en Estados Unidos y con un contrato con otra editorial que imagino le ha dado una pasta para su próximo libro. Además, ofrece conferencias sobre como lo ha hecho. Pero bueno, es un caso entre mil. Saludos.

    Me gusta

  10. Muy interesantes tanto tu experiencia como la del resto de compañeros que han comentado. Yo llevo muy poco tiempo con una obra juvenil autopublicada en amazon y en Casadellibro. ¿Ventas? Prácticamente ninguna porque, además, no insisto demasiado en promocionarme. Creo que eso es básico, pero mucho más dar la tecla con los intereses de los lectores. Si uno es un escritor de novela erótica o fantástica y tiene un buen número de seguidores, puede hacerse ver mucho más que un escritor de un género minoritario por mucha calidad que tenga. Pero, claro, afortunádamente se dan casos de escritores que escriben en esos géneros y lo hacen muy bien, así que consiguen que las editoriales muevan ficha y también hacen que muchos lo intenten aun con libros libros nefastos que entorpecen la visibilidad de lo bueno. Aparte, todavía no hay un mercado suficiente para los libros electrónicos. La descarga alegal es la que manda en el mundo digital y contra eso no podemos luchar ninguno. Pagar por un libro digital de un escritor amateur es de risa cuando hay miles de escritores reconocidos que también pueden descargarse por la patilla. Hay un futuro, pero yo todavía no lo veo claro. ¡Un saludo!

    Me gusta

    1. Gracias Tomás y Toni, por vuestra visita y comentarios. Desde distintos ángulos, ambos incidís en algo latente siempre que se habla de libros y que demasiado a menudo se pasa por alto: no hay dos libros iguales y nada tiene que ver el funcionamiento de una obra tipo bestseller con otra dirigida a sectores minoritarios. Planeo una entrada sobre ese asunto.
      “La saga de los longevos” es una bestseller de manual, escrito por una mujer experta en marketing. Asistí en primera fila (porque era cuando empezaba yo con Amazón) a su irrupción masiva en todo tipo de foros y redes sociales. Fue abrumadora. Y lo hizo perfecto, por esos dos motivos: experta en marketing y obra de público masivo. Que la sacaran en papel era solo cuestión de tiempo. Y ojo, que no hay le menor crítica a la autora, sino todo lo contrario: envidia pura y dura, no sé si sana o insana. Pero ese fenómeno no tiene nada que ver con el 99 % de lo que se escribe y se autopublica. También, como dice Toni, hay géneros que se venden con más facilidad en Amazón. Yo lo “caricaturizo” con este ejemplo: Corín Tellado estaría triunfando en sus listas si empezara a publicar hoy y por su cuenta.

      Me gusta

  11. Interesante reflexión, Braulio, y la verdad es que no solo coincido en gran parte de tus reflexiones sino que también me siento identificado como comentaba Mayte.
    Supongo que en el mundo editorial las cosas sí han cambiado cuando ahora dos de cada tres editoriales piden desde sus páginas webs que no se envíen más manuscritos para ser leídos, y quizá es lo que nos ha llevado a los derroteros de la edición digital, auto edición, Amazon, etc.

    Creo que el sueño de todo escritor es verse publicado en papel, y en mayor o menor medida, cada cual ha soñado con ver su novela llenando los estantes de librerías y grandes superficies. Y si es necesario pasar por la digitalización para tratar de lograrlo, pues lo tomaremos como ese “apeadero” desde donde tomar otro tren que nos lleve un poco más lejos.

    Muy interesante la opinión de Benjamín, y desde mi propia experiencia puedo decir que efectivamente es así. He tardado casi dos años en entenderlo porque al igual que tú me costaba mucho lo de promocionarme, me daba incluso apuro llegar a ser tan insistente. Hoy por hoy, sin embargo, lo tengo más que claro.

    Un saludo.

    Me gusta

  12. Hola, Óscar. La verdad es que eso que apuntas de las editoriales pidiendo que no se les manden originales indica a las claras el momento de cambio en el que estamos. Las editoriales, suicidándose (¿cuánto van a durar cerrándose a la innovación de nuevas obras y autores?) y los autores, entre alucinados y dando vueltas como pollos sin cabeza. A ver si llega pronto el “Big-Bang” y se aclara el panorama. Suerte, amigo.

    Me gusta

    1. Braulio, también opino que las editoriales deberían apostar más por nuevas obras y autores, aunque en cierta manera entiendo que con los tiempos en los que nos encontramos inmersos, al final terminen por ir a lo seguro: premios literarios, “personajes” con tirón mediático y autores ya más que consolidados. Hay todavía pocas editoriales que den una oportunidad a nuevos escritores. Ojalá, como bien dices, llegue ese “Big-Bang” y se van despejando las nubes. Un saludo y un placer.

      Me gusta

    1. Sin problemas, Marta. Amazón no se mete en eso. El único problema será si firmas contrato con una editorial clásica y esta se reserva también la edición electrónica. Pero si no tienes algo así, puedes publicar en ambos formatos a la vez.

      Me gusta

  13. Ser un escritor autopublicado no es un trabajo fácil. Requiere mucho tiempo y esfuerzo. Hubo momentos en que quería tirar todo a la basura.
    Tengo muchos años de experiencia trabajando en editoriales y cuando decidí dejarlo todo por la autopublicación las cosas cambiaron. Pase de vender 1 ebook en 6 meses, gastarme casi todos mis ahorros a facturar una importante cantidad, sin aumentar ceros ja ja ja. Aunque suene a locura, si verdaderamente te vas a dedicar a la autopublicación, debes abandonar todo y estar 100% concentrado en tu camino al éxito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s