JULIO VERNE

(En 2005 se conmemoró el centenario de la muerte del gran Julio Verne. Y quiso el azar, y algún amigo, que me llegase una invitación para hablar del escritor en un Instituto de Secundaria de Valladolid. No me gustan las conferencias o charlas, y menos para chavales. Es un género abocado casi siempre al tedio. Así que dije Sí a la invitación y acto seguido me puse a pensar en cómo hablar a los chicos sobre Verne sin darles charla, chapa ni rollazo. Busqué documentación, me hice con todo los datos posibles sobre él y se me ocurrió organizarlos como si lo fuéramos a entrevistar. A Verne, sí. Elaboré una entrevista, en la cual las respuestas eran rigurosamente reales; esto es, consistían en la opinión del propio Verne, obtenida de entrevistas que le hicieron en vida o en escritos suyos. En el acto posterior, en un salón de actos lleno de adolescentes, repartí  papeles entre ellos y les dije que fueran leyendo el contenido. Eran las preguntas, que yo respondía interpretando a Julio Verne. La cosa salió bien, les hablé de Verne extensamente y conseguí no ver un solo rostro de hastío. Aquella “entrevista” de los jóvenes a Julio Verne es lo que ahora he decidido “colgar” aquí, años después, al encontrarla en el ordenador. Quizá tenga interés para cuantos, como yo, aman a este hombre que tanto nos “incendió” la imaginación en los años clave de la infancia y juventud. La única licencia poética que me he permitido, la única respuesta irreal, ficticia, es la última. Que disfruten de esta “exclusiva sobrenatural” ).

——————————————————————————————

Entrevista con Julio Verne

1- Cuéntenos algo de sus orígenes, señor Verne.

Soy bretón de nacimiento. Mi pueblo nativo fue Nantes, pero mi padre era parisino por educación y costumbres. Se había consagrado a la literatura y aún cuando era demasiado modesto para hacer algún esfuerzo por popularizar su trabajo, era un poeta. Quizás fue por esto por lo que yo comencé mi carrera literaria escribiendo poesía.

Recuerdo que a los doce o catorce años, siempre estaba con una pluma en mi mano y durante mis días de escolar me encontraba continuamente escribiendo; y mis escritos, como le digo, eran principalmente poéticos. Durante toda mi vida he sentido gran pasión por la obra poética y la dramática. Prueba de esto es que, en mi juventud, publiqué un número considerable de piezas, algunas de las cuales encontraron un cierto éxito. Mi primer trabajo en serio fue una comedia escrita en colaboración con el hijo de Alejandro Dumas, quien fue y ha continuado siendo uno de mis mejores amigos. Nuestra obra se tituló Las pajas rotas y fue puesta en escena en el Teatro Gymnase en París. No obstante, aunque disfrutaba mucho del trabajo dramático, percibí desde el primer momento que no me traería nada en materia de fortuna.

2- Las novela de aventuras fueron las que le dieron fama, dinero e inmortalidad. ¿Cuándo se produjo ese abandono de la poesía y el teatro, señor Verne, para llegar a sus famosas novelas?

Mi segunda y principal carrera comenzó cuando tenía más de treinta años y fue provocada por un súbito impulso. Se me ocurrió, un buen día, que quizás podría utilizar mi educación científica para mezclar la ciencia y la novela juntos en una historia que atrajera al público. La idea tomó tanta forma dentro de mí que decidí sentarme a escribir para llevarla a efecto. El resultado de aquel intento cuajó en la novela “Cinco semanas en globo”. El libro encontró un éxito asombroso, y rápidamente sus ediciones impresas se agotaron. Mis editores me consultaron sobre la posibilidad de que pudiera producir más volúmenes con el mismo estilo. Aunque no me agradó totalmente la idea, accedí a sus demandas, y el resultado de todo eso es ampliamente conocido desde entonces. Comoquiera que mis trabajos publicados no dejan de ser leídos, he desechado completamente el viejo amor y he consagrado todas mis energías y atención al nuevo.

3- ¿Por qué sus novelas, desde esa primera, parecen adelantar siempre el futuro y son las de un visionario?

Me han preguntado a menudo que fue lo que me dio la idea de escribir lo que – a la búsqueda de un nombre mejor – serían las novelas de género científico. Siempre me he consagrado al estudio de la Geografía, tanto como la mayoría de las personas se deleitan al estudiar Historia o tomar partes en investigaciones históricas. Realmente pienso que mi amor por los mapas y los grandes exploradores me llevaron a componer la primera de la larga serie de novelas geográficas.

4- En su primera gran aventura, “Cinco semanas en globo”, eligió África como escenario, ¿por qué?

Cuando escribí mi primer libro, escogí Africa como la escena de la acción por la simple razón de que era y es el continente menos conocido, e inmediatamente pensé que la manera más ingeniosa en que esta porción de la superficie del mundo podría explorarse sería desde un globo. Disfruté mucho al escribir la historia y debo agregar que tanto en aquella como en todas mis novelas, todas basadas en una previa investigación, he tratado de que los hechos narrados en ellas estén lo más cercano posible a la vida real.

5- ¿Y esa primera historia que usted escribió, señor Verne, le costó mucho publicarla? Cuéntenos cómo encontró a su primer editor.

Una vez que la historia estuvo terminada le envié el manuscrito al conocido editor francés Julio Hetzel. El leyó el cuento, se interesó por él y me hizo una oferta que yo acepté. Puedo decirle que este excelente hombre y su hijo se convirtieron y han continuado siendo mis grandes amigos. La firma está a punto de publicar mi septuagésima novela.

6- ¿Entonces usted no pasó momentos de ansiedad y espera para llegar a la fama? ¿Su primer libro se convirtió inmediatamente en un éxito de venta tanto en casa como en el extranjero?.

Sí, “Cinco semanas en globo” ha sido hasta los días de hoy una de las más leídas de mis historias, pero usted debe recordar que yo tenía treinta y cinco años cuando este libro fue publicado, y me había casado ocho años atrás.

 7- ¿Su afición por la Geografía no le sirvió para pensar que su futuro estaría en las Ciencias?

 No me califico como un científico, pero me siento afortunado de haber nacido en una época de descubrimientos notables y quizás de algunas maravillosas invenciones.

8- ¿Y cómo se explica que muchos de los fenómenos científicos aparentemente imposibles escritos en su novelas se hayan acabado convirtiendo en realidad?

Todo es una mera coincidencia, y sin duda se debe al hecho de que incluso al inventar fenómenos científicos siempre he tratado de que todo parezca tan verdadero y simple como sea posible. En cuanto a la exactitud de mis descripciones debo eso en gran medida al hecho de que, incluso antes de que yo comience a escribir una novela, siempre hago numerosos apuntes de cada libro, periódico, revista o reporte científico a los que tengo acceso. Estas notas eran y son clasificadas según el tema al que pertenecen. No tengo ni que decirle cuan valiosas han sido para mí muchas de ellas.

9- ¿Quiere usted decir, señor Verne, que está a la última en inventos y procura documentarse? 

Estoy subscrito a más de veinte periódicos y soy un asiduo lector de cada publicación científica. Incluso, además de mi trabajo, una de las cosas con la que más disfruto es leer u oír cualquier reseña sobre un nuevo descubrimiento o experimento en los mundos de la Ciencia, la Astronomía, la Meteorología, o la Fisiología.”

10- ¿Estas lecturas le sugieren nuevas ideas para sus historias o depende usted totalmente de su propia imaginación?

Es imposible decir lo que lo hace pensar a uno en el esqueleto de una historia, a veces una cosa, a veces otra. Frecuentemente me ha ocurrido que he tenido una idea en mi cerebro durante años y han sido años después cuando he tenido la oportunidad de desarrollarla en el papel, pero siempre que esto me pasa dejo plasmado una nota sobre la idea en cuestión. Por supuesto, yo sí he podido definir el principio de algunos de mis libros. Por ejemplo, La vuelta al mundo en ochenta días, fue el resultado de la lectura de una propaganda turística que fue publicada en un periódico. El párrafo que llamó mi atención mencionó el hecho de que, actualmente, sería bastante posible que un hombre viajara alrededor del mundo en solo ochenta días. Inmediatamente se me ocurrió la idea de que el viajero, beneficiado por la diferencia horaria, podría adelantar o retrasar un día en el viaje. Fue esta idea inicial la que realmente dirigió toda la acción de la novela. Quizás recordará que mi héroe, el señor Phileas Fogg, debido a esta circunstancia llegó a casa en tiempo para ganar su apuesta, cuando él había imaginado que había arribado a Londres un día después.

11- Ya que menciona al protagonista de “La vuelta al mundo en 80 días”, al contrario de la mayoría de los escritores franceses, usted parece disfrutar dándole a sus héroes nacionalidad inglesa o extranjera. ¿Hay alguna razón, señor Verne?

Sí, considero que los miembros de la raza angloparlante siempre fabrican excelentes héroes, sobre todo cuando se trata de una historia de aventuras o de descubrimientos científicos. Admiro el aplomo y las cualidades de esa nación que siempre intenta ir hacía adelante, y que ha plantado el pabellón británico en una gran porción de la superficie del planeta.

 12- Sus historias también difieren de las de los escritores de su tiempo, ya que en las suyas el amor y la mujer juegan un pequeño papel.

Niego esa afirmación por completo. Tomemos por ejemplo a Miss Branican y las encantadoras jóvenes que aparecen en muchas de mis novelas. Siempre que hay alguna necesidad de introducir el elemento femenino, allí lo encontrará. Otra cosa es el amor. El amor, amigo mío, es una pasión absorbente y deja poco espacio para algo más en el corazón humano; mis héroes necesitan de mucho ingenio para llegar a sus propósitos finales y la presencia de una encantadora joven puede interferir en sus objetivos. Siempre he deseado al escribir mis novelas que estas luego se pongan, sin la menor vacilación, en las manos de todas las personas jóvenes y por esta razón he evitado escrupulosamente cualquier escena que provoque que un chico piense que a su hermana no le gustaría leerla.

13- ¿Cuáles son sus métodos de trabajo? Supongo que no le importará darnos la receta para escribir tanto y tan bien… 

¿Mi método de trabajo? Bien, hasta hace algún tiempo, invariablemente me despertaba a las cinco de la mañana y escribía durante tres horas antes de desayunar. El mayor parte de mi trabajo siempre se hizo a estas horas y en algunas ocasiones cuando ya el día estaba avanzado volvía a sentarme durante un par de horas; casi todas mis historias han sido escritas cuando la mayoría de las personas están durmiendo. Siempre he sido un lector empedernido, sobre todo de periódicos y revistas y es mi costumbre recortar y conservar para referencia futura cualquier párrafo o artículo que me interese. Es de esta manera que acumulo mis ideas y al mismo tiempo me mantengo completamente actualizado con respecto a las materias de interés científico. La tarea es verdaderamente laboriosa, pero el resultado recompensa el esfuerzo y si todo esto es cuidadosamente etiquetado nunca será un problema encontrar alguno de estos textos, aún después de que hayan transcurrido varios años.

14- En cuanto a la escritura en sí, ¿cómo aborda usted sus novelas? ¿Corrige mucho, poco, tiene un plan antes de empezar?

Yo siempre comienzo haciendo un borrador de lo que será mi nueva historia. Nunca empiezo un libro sin saber el principio, el desarrollo y el desenlace del mismo. Hasta el momento siempre he tenido la fortuna de no tener sólo uno, sino media docena de esquemas definidos elaborados en mi mente. Si encuentro que alguna vez el asunto se me torna muy difícil, entonces considero la posibilidad de abandonar esa idea. Después de completar mi borrador preliminar, preparo un plan de los capítulos que pudiera contener la historia y es entonces cuando comienzo a escribir a lápiz la primera copia, dejando un margen de media página para las correcciones. Luego leo todo y escribo todo de nuevo, pero esta vez en tinta. Considero que mi verdadera labor comienza con mi primer juego de copias. Ahí no solamente corrijo algunas oraciones, sino que vuelvo a escribir capítulos enteros. No parezco estar conforme con mi historia hasta que no veo que está impresa. Afortunadamente, mi amable editor me permite que haga tantas correcciones como desee y frecuentemente estas llegan a ser ocho o nueve. Envidio, pero no intento copiar a aquellos que desde el primer capítulo hasta la palabra Fin, nunca ven razón alguna para alterar o agregar una sola palabra.

15- Esta forma de escribir debe retrasar su trabajo bastante, ¿no, señor Verne?

No creo que sea así. Gracias a mis hábitos regulares yo produzco invariablemente dos novelas completas al año. Siempre me encuentro también adelantado en mi trabajo; de hecho, en estos momentos, estoy escribiendo una novela que presentaré en el año 97. En otras palabras, tengo cinco manuscritos listos para ser impresos. Por supuesto esto lo he logrado con mucho sacrificio. Comencé a trabajar fuerte desde temprano y mi trabajo constante y su proporción sostenida han sido incompatibles con los placeres de la sociedad. Cuando mi esposa y yo éramos más jóvenes vivíamos en París y disfrutábamos el mundo y sus placeres en su totalidad. Durante los últimos doce años me he convertido en un simple habitante de la ciudad de Amiens; mi esposa es nativa de este pueblo. Cincuenta y tres años atrás, fue aquí donde la conocí por primera vez y desde entonces poco a poco todos mis afectos e intereses se han centrado en este pueblo. Algunos de mis amigos, incluso, le dirán que me siento más orgulloso de ser concejal de la ciudad que de mi reputación literaria. No niego que disfruto a plenitud mi puesto en el gobierno municipal.

16- ¿Cuál es su libro favorito de todos los que ha escrito?

Esa pregunta me la han hecho muchas veces. En mi opinión, un autor, al igual que un padre, nunca debe tener favorito. Todos sus trabajos deben ser iguales en valoración personal, puesto que todos son el producto de sus mejores esfuerzos, y aunque naturalmente cada uno de ellos fueron producidos bajo diferentes condiciones de humor y temperamento, cada uno representa el límite de pensamiento y energías en el momento de su creación. Sin embargo, aunque yo no tengo preferencia alguna, esto no quiere decir que mis lectores no deben tener una. Indudablemente usted, por ejemplo, puede decirme cuál es el que más le agrada de todos.

17-  ¿Ha seguido usted alguna vez el ejemplo de tantos de sus propios personajes, viajando por distintos lugares del mundo?

Sí, de hecho soy un aficionado apasionado a los viajes. En algunas ocasiones pasaba una gran parte de cada año navegando en mi yate, el St. Michel. Puedo decirle que soy devoto al mar y no puedo imaginar nada más ideal que la vida de un marinero. Pero junto a la edad me llegó un amor fuerte por la paz y la quietud y… ahora sólo viajo con la imaginación.”

18- ¿Quién es su autor favorito?

Bueno, para mí los trabajos de Charles Dickens se mantienen por sí solos, empequeñeciendo todos los otros por su sorprendente poder y facilidad de expresión. ¡Qué humor y qué exquisito sentimiento pueden ser encontrados en sus páginas! ¡De que forma parece que los personajes de sus novelas viven, son tan reales, y sus palabras impresas parecen transformarse en discursos perfectamente audibles! He leído y releído sus obras maestras una y otra vez, al igual que mi esposa…

19. ¿Y entre los escritores de su misma época, prefiere a alguno?

Esa es una pregunta más difícil y debo hacer una pausa antes de contestarle… Hay un autor cuyo trabajo me ha atraído muy fuertemente teniendo en cuenta su posición imaginativa. He seguido sus libros con considerable interés. Me refiero al señor Herbert George Wells, autor de “La máquina del tiempo” o “La Guerra de los Mundos”. Algunos de mis amigos me han dicho que su trabajo se parece mucho al mío, pero creo que se equivocan. Lo considero como un escritor completamente imaginativo y es merecedor de un gran aprecio, pero nuestros métodos son completamente diferentes. En mis novelas siempre he basado “mis invenciones” en algún hecho real y utilizo en sus construcciones métodos y materiales que no están completamente lejos del alcance del conocimiento y la habilidad de la ingeniería contemporánea.

Tome, por ejemplo, el caso del Nautilus en “Cien mil leguas de viaje submarino”. Cuando se considera el asunto en toda su dimensión tenemos que admitir que es sólo un submarino y sobre esto no hay nada totalmente extraordinario, ni más allá de los límites del conocimiento científico real. El submarino flota o se sumerge debido a procesos absolutamente factibles y muy conocidos, los detalles de su guía y propulsión son absolutamente racionales y comprensibles. Su fuerza motriz ni siquiera es un secreto. El único aspecto novedoso implícito y en el cual he acudido a la ayuda de la imaginación del lector está en la aplicación de esta fuerza, y aquí he dejado intencionalmente un espacio en blanco para que el lector forme sus propias conclusiones. Es un mero paréntesis técnico, que una mente entrenada y completamente práctica es muy capaz de llenar.

Las creaciones del señor Wells, por otro lado, pertenecen a una edad y grado de conocimiento científico bastante lejano del presente, aunque no diría que está completamente más allá de los límites de lo posible. No sólo elabora sus construcciones completamente extraídas del reino de la imaginación, sino que también elabora los materiales en los que se desarrolla su historia. Por ejemplo, en su novela Los primeros hombres en la Luna se recordará que introduce una substancia antigravitatoria completamente nueva, de la cual no conocemos ni la pista más ligera sobre su modo de preparación o su composición química real. Tampoco hace referencia al conocimiento científico actual permitiendo así por un momento que el lector pueda predecir un método por el cual se pudiera lograr semejante resultado. En La guerra de los mundos, que es un trabajo por el cual siento gran admiración, nuevamente uno queda completamente en la oscuridad acerca de qué tipo de criaturas son los marcianos, o de qué manera ellos producen el maravilloso rayo de calor con el cual causan gran estrago sobre sus atacantes.

Que se tenga en cuenta que al decir esto no estoy cuestionando en modo alguno los métodos del señor Wells; al contrario, siento un gran respeto por su genio imaginativo. Sólo estoy exponiendo los contrastes que existen entre nuestros dos estilos y estoy señalando las diferencias fundamentales que existen entre ellos y deseo que se entienda claramente que no expreso ninguna opinión sobre la superioridad de uno o del otro.

 20- Cambiando de tema, tenemos entendido que usted ha añadido éxitos como autor teatral a sus otros triunfos.

Sí, usted sabe que nosotros tenemos en Francia un proverbio que dice que un hombre siempre termina regresando a su viejo amor. Como le dije anteriormente, siempre siento un deleite especial con todo lo que tiene que ver con el mundo dramático; mi debut literario fue como dramaturgo y de las tantas satisfacciones que he recibido por mi labor, ninguna me dio más satisfacción que mi retorno a la escena.

21- ¿Cuál de sus historias ha sido la más exitosa en el teatro?

Miguel Strogoff fue quizás la más popular. Se escenificó en varios lugares del mundo. Luego, “La vuelta al mundo en ochenta días”, tuvo mucho éxito y más recientemente “Matías Sandorf” fue representada en París. Pudiera divertirla el hecho de que mi historia “El Doctor Ox” fue tomada como base de una opereta hace unos diecisiete años. En una época yo mismo me encargaba de montar mis piezas teatrales, pero ahora mi contacto con el mundo teatral sólo se limita a visitar el teatro de nuestra ciudad. Debo admitir que en varias ocasiones buenas compañías de teatro nos han honrado en el pueblo con su presencia.

22- ¿Y qué le dice la gente por la calle, cuando sale a pasear o al teatro o cualquier acto social?

Muchos son tan amables que se muestran interesados en cual será mi próximo libro. Si usted desea compartir esa curiosidad, le gustará saber lo que aún no he anunciado, excepto a mis amigos íntimos. Mi próxima novela llevará por título “La isla de hélice”. Contiene un grupo de nociones e ideas que han estado en mi mente durante muchos años. La acción tendrá lugar en una isla flotante creada por la ingeniosidad de un hombre. La isla es algo parecida a un transatlántico pero 10.000 veces mayor y en ella viajan lo que pudiera ser llamado en este caso una población móvil.

23- ¿Tiene en la cabeza algún otro proyecto que pueda compartir con nosotros?

Es mi intención completar, antes de que mis días de trabajo terminen, una serie que concluirá en forma de novela mi estudio entero de la superficie del mundo y los cielos. Existen todavía lugares del mundo a los que mis pensamientos no han llegado. Como usted conoce, tengo una novela que trata sobre la Luna, pero la gran historia está por escribirse aún y si la salud y la fuerza me lo permiten, espero terminar el trabajo.

Muchas gracias, don Julio, por ser tan amable y prestarme tanto tiempo para responder a mis preguntas.

Ha sido un placer, joven. Además, si algo me sobra en la actualidad es tiempo. Es lo que peor llevo de la muerte y por eso le aconsejo a usted que no se muera, si puede evitarlo: aquí no dejan escribir. ¡Con la de historias que sigo teniendo en mi cabeza…!

Anuncios

6 pensamientos sobre “JULIO VERNE”

  1. PRECIOSO!!!!!!

    Me imagino que ni pestañearon. Me he acordado que un día del libro ayudé a jugar a algo parecido. Un actor, vestido de Cervantes, se presentó en la biblioteca, vestido de época. Yo estaba por allí, observando la reacción de los niños. En un momento dado, algunos le preguntaron por qué iba así vestido, y él contestó que era un fantasma, que los adultos no le veían. “Preguntadle a ella”, les dijo. Yo, en mi papel, disimulé muy bien.

    Al cabo de una hora de broma, reunió a todos los niños que había esa tarde en la biblioteca y les contó su historia vital (bueno, la de Cervantes) y cómo se le ocurrió escribir el Quijote. No se movían, estaban fascinados con él.

    Este muchacho hoy es Pep Bruno, escritor, narrador oral, editor, bloguero… Te recomiendo sus cuentos.

    Un beso

  2. que largo

  3. de que te quejas daniel

  4. esta muy buena esta entrevista a mi me encanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s