¿Cuánto cobra un escritor?

Es la pregunta que más veces me han hecho los niños, cuando he ido a colegios, a hablarles de libros.

Les suelo responder de forma muy gráfica.

-Depende de los libros que se vendan. Mirad. Si vosotros compráis un libro mío que os cueste 10 euros, a mi me dan 1.

Sus caras y expresiones suelen ser de traca.

-¿Solo?

-¡Le estafan!

-¡Es injusto!

Suelo responderles que no es tan injusto como parece, porque en el proceso de edición de un libro interviene mucha gente, se hacen inversiones y todos quieren ganar dinero o se irán a trabajar en otra cosa.

Pero en el fondo mi pensamiento no es muy diferente del de ellos. ¿Al autor, al creador de la historia, solo debe corresponderle una décima parte del precio de un libro? ¿Sí? ¿Es lo justo?

EL PAÍS habla hoy de ello e incluye este gráfico tan explícito:

beneficiarios del libro_1

La información completa podéis leerla AQUI.

Y planteo una pregunta. ¿De veras es justo este reparto? ¿O solo revela cuál es el eslabón más débil y sin capacidad para negociar? Bastaría con dejar en un 40% la parte conjunto de librerías y distribución, que no estaría nada mal, y ya tendríamos un 30% para el autor. ¡Qué menos! Es el único imprescindible: sin él no hay producto para vender y distribuir.

Lo digo por decirlo, obviamente. Con la que está cayendo, las cosas solo pueden ir a peor.

Pese a ello, piénsese en este otro dato: los libreros viven de los libros, los distribuidores y los editores también. Los escritores, no. Tienen que trabajar en otra cosa, si quieren comer. Salvo excepciones contadas.

Y otro apunte. Ni siquiera lo del diez por ciento es seguro para los autores. En libros para niños, por ejemplo, se va imponiendo la moda de bajarlo a un 7 o un 8%. ¿Razón? Los ilustradores aseguran ser coautores, reclaman su porcentaje y los editores han decidido que salga de la parte del autor, que es el débil, el tonto, el que carece de capacidad alguna de presión.

Impresionante, ¿no?

Y aún nos vienen a los autores, cada dos por tres, implorando ayuda para la edición en papel, en defensa de libreros, distribuidores y editores.

En fin.

CAPTADOS EN AMAZON, ESCLAVOS DE LA PLUMA

Braulio Llamero:

Gran testimonio de una escritora sobre los tiempos que corren para los pobres autores. No os lo perdáis.

Originalmente publicado en Soy mi palabra:

descarga (11)

He estado dándole vueltas a cómo podría explicar, sin que resulte demasiado farragoso, mi experiencia económico-literaria comparando el tiempo que estuve autopublicada con el que he estado, y sigo estando, con dos grandes editoriales. Mi intención es despejar las dudas de todos aquellos que me escriben pidiendo consejo. Sin poner demasiados datos, que los tengo, intentaré ser clara, valiente y totalmente sincera. Aunque sé que esto traerá cola.

El post es extenso, pero os aseguro que merece la pena.

Voy a redondear cifras para más comodidad, pero de ninguna manera es mi intención disfrazar la realidad.

La desesperación al no encontrar editorial me llevó a subir cuatro de mis novelas a Amazon:

En un año en AMAZON…

Conseguí:

―Tener dos títulos entre los 10 más vendidos de España, Alemania, Francia e Inglaterra (hablamos de meses y meses, una de ellas año y medio en el Top 100, justo hasta que…

Ver original 1.195 palabras más

Un libro y unas rosas

Soy desdichado. En mi provincia hoy no es el día del libro. Por culpa de la Comunidad Autónoma, ese ente. Los políticos, esos otros entes, decidieron hace tiempo, que el 23 de abril era el Día de Castilla y León. Y los libreros, pocos y acobardados, nunca se han atrevido a competir con ese día, pese a que en esta región, nadie tiene el menor aprecio por su Autonomía. En mi ciudad, en mi provincia, los libreros “celebran” el Día del Libro cualquier otro día, que no sea hoy. Lo detesto.

Por fortuna, el libro tiene mil vidas. Y la del papel y las librerías físicas no es la única. De ahí que sus amantes podemos celebrar su fiesta cuando queramos, cuando toque, aunque nos parezca mejor. Como escritor, a mi me gusta celebrar el Día del Libro 365 veces al año. Pero comprendo que eso es pasión de enamorado, sin lógica ni razón. Así que lo celebro hoy, porque es cuando es. Y nada me gustaría más que, en la hermosa tradición de los catalanes, ofrecer una rosa a cuantos paséis hoy por aquí, saludando, mirando sin más, aunque no compréis nada en mi “zoco” virtual.

Para vender, está el resto del año. Hoy es día de festejar el libro, de cantarlo, de rebajar su precio y de compensar con rosas a quienes busquen uno. Y eso es justo lo que me propongo hacer.

Portada Beso Tiempo ebook copiaLlevo regalando ebooks, libros electrónicos, todo el mes, y para hoy he reservado uno especial: EL BESO DEL TIEMPO, mi novela. Hoy y solo hoy, podéis descargarlo gratis, en Amazón.

Pero, además, como no puedo daros rosas, se me ocurrió hace semanas preparar una modestísimo ramillete… de versos. De poesía, sí. Nunca he publicado poesía, lo cual no significa que no la haya escrito. Me gusta cultivar cualquier género y tengo especial debilidad por los géneros “muertos”, como el teatro, los antiguos bestiarios o la poesía. Sí: sé que en la actualidad hay muchos que se dicen poetas, ¡legiones de ellos!, pero lo considero un género muerto por carecer de lectores. Y no es porque los lectores no quieran poesía, es porque la poesía contemporánea espanta a los lectores (poned las excepciones que gustéis, pero serán solo eso, excepciones).

Portada Insomnio gatos  copia 2Decía, pues, que he preparado como segundo regalo de este día tan especial, un ramillete de florecillas líricas, de las muchas que tengo escondidas por los cajones. Le he dado forma de libro mínimo, de “plaquette”, y lo he titulado “EL INSOMNIO DE LOS GATOS”. También podéis descargarlo hoy y mañana en Amazon, gratis.

Son mis dos regalos para este día especial: el libro y el ramillete de metafóricas rosas. Con mi agradecimiento por estar ahí, por pasar de vez en cuando por aquí, por abrir un libro y leer.

FELIZ DÍA DEL LIBRO.

En abril, libros mil

DILI_2014_casAbril es el mes del Libro. El día 2 se celebra el Día Internacional del Libro Infantil. El 23, el Día del Libro “a secas”. Me gusta celebrar ambas efemérides. Y como una está al principio y otra más bien al final, festejo el mes entero. ¿Cómo? Regalando libros cada día, durante todo el mes. Serán sobre todo en formato electrónico, ebooks. Por ello sugiero a los visitantes de esta página que durante todo Abril vigilen mis libros de Amazón en ESTE ENLACE: no habrá un solo día en que no haya alguno gratis. E incluso dos, a veces.

El primer libro de regalo, con descarga gratuita, del 1 al 4, es EL FANTASMA PUPAS Y OTROS CUENTOS.

De los demás, iré dando cuenta en mi web oficial, brauliollamero.com.

También para mis libros en papel, hay ofertas. Pasaos por la web de de vez en cuaado, en este abril de libros mil.

En el día mundial de la poesía

SONETO DE LOS POLLOS (ACADÉMICOS)

Academicos

La Academia de la Lengua, tal Real,

es un parque temático de pollos

que suelen cacarear sesudos rollos

en pos de causar pasmo al personal.

Y no deja de ser sensacional

que siendo, como digo, unos pimpollos,

se vistan de pingüinos o repollos

al recibir el santo y la señal

que los convierte en doctos académicos.

Yo tengo para mi que esos señores

con mucha tripa para ser anémicos

tiénense, oiga, por Cámara de Lores

que imponen a los poetas, tan famélicos,

dieta diaria de versos con honores.

(C) B. Llamero

Dos años en Amazon

Etiquetas

, ,

BOLA Portadas AmazonUNO. A finales de febrero de 2012 “colgué” mi primer libro en Amazón, como ebook. Por mi cuenta, en plan independiente. Fue la novela “El beso del tiempo”. Había sido publicado antes en papel, pero apenas había circulado. Pese a obtener un premio, la editorial eran muy pequeña y sin capacidades de venta. Pensé que bien merecía una segunda oportunidad y la única al alcance de mi mano, sin coste, era Amazón. Empecé fatal. Nadas más “colgarla” en la librería virtual, la puse unos días gratis como promoción y el resultado fue: pirateo automático. Nunca despegó en ventas. ¿Quién iba a comprarla, cuando con un clic se la podía bajar gratis total? Pese a todo, la he mantenido en Amazon. Y algún ejemplar se vende de vez en cuando. Pero lo cierto es que vendo más ejemplares en papel (de los que yo tengo, ya que los “derechos de autor” de la edición los cobré en libros, ante la dificultad de cobrar de otro modo).

DOS. Tampoco es que esperara nada especial de Amazon al entrar. Lo vi como un tanteo hacia el futuro, no como una realidad de hoy. Imposible vender mucho cuando solo accedes a quienes tiene un lector específico, el Kindle, y de entre esos poseedores los que se han abierto cuenta en Amazon y se han habituado a comprar libros, minoría más ínfima aún, como compruebo en mi propio entorno (compren el Kindle u otro, casi todos mis conocidos piratean el contenido y no son precisamente gente sin dinero).

TRES. Pocos días después de colgar la novela, añadí a mi oferta de Amazón un libro para niños “EL BURRO DEL RABO AMARILLO y otros cuentos de risa“. Esta vez fue un estreno; era un libro inédito que quise probar como ebook. Ha sido con diferencia mi libro más vendido en Amazon. No he llevado la cuenta de la ventas totales, pero pueden haberse vendido 400 o por ahí; vendidas, sin regalar. Y a un precio que hasta hace poco fue siempre de 1,48 euros (o sea, 50 céntimos para mi). De haberse tratado de un libro no inédito, descatalogado, no hubiera sido un mal balance. Así, no tanto. Al no ser inédito, he laminado sus posibilidades de ser publicado en papel, donde esa cantidad se vende nada más salir y con mayor beneficio. Aún así, me ha acercado a otros lectores y la experiencia no puede tildarse de negativa.

CUATRO. Animado por el relativo éxito de “El Burro…”, saqué en Amazón otros libros para niños, pensando que funcionarían igual. Ni de broma. Ventas simbólicas, de goteo y sin continuidad. Los niños aún siguen en el papel, concluí. En los ebooks, por lo demás, la edición para niños no es tan fácil como la otra. Son libros que deberían de llevar ilustraciones para ser más atractivos. Sin embargo, no hay margen alguno para pagar ilustraciones (ni nada), con lo cual he tenido que ir retrocediendo en ese campo, respecto a mi plan inicial.

CINCO. Para mayores, publiqué también en Amazón un libro de relatos, EL ARCO DE LA INMORTALIDAD, que era inédito. El temor a que me pasara como con la novela y lo piratearan en cuanto lo promocionara de forma gratuita me hizo dudar mucho. Pero al fin tuve que hacerlo, porque solo regalando el libro puedes conseguir algo de visibilidad y las decisivas opiniones favorables en la página de Amazon (un promedio de una o media por cada cien que regalas, pero qué le vamos a hacer). Conseguí estupendas reseñas favorables, pero las ventas tampoco despegaron jamás. Casi dos años después lo he publicado en papel, via CreateSpace, y en dos semanas he vendido más copias, aunque solo sean unas cuantas, que en los dos años anteriores.

SEIS. Mantengo en la actualidad 9 ebooks a la venta en Amazón, seis de ellos de literatura infantil. Por todos ellos percibo unos potentes ingresos mensuales de entre 5 y 20 euros, según. He tenido más libros, pero en los últimos meses estoy retirando más que añadiendo. Y desde luego, de lo que estoy escribiendo no pienso ni por asomo estrenar nada ahí. Añado: hablo solo de Amazon porque, según mi experiencia, es el único sitio donde se venden ebooks editados de forma independiente, aunque no sean muchos. Tanteé otras plataformas, he tenido ebooks en ellas y no vendían nada de nada. Me falta por probar el iBooks de Apple, donde creo que sí se vende algo, pero en una proporción de 1 a 5 respecto a Amazón. Y excluyo plataformas españoles, como la de La Casa del Libro, porque no incentivan, sino todo lo contrario, la autopublicación: solo quieren ebooks de editoriales.

CONCLUSIÓN. Como cuando empecé hace dos años, creo que la edición digital sigue siendo el futuro, pero dista de ser el presente que yo imaginaba más cerca. No hay mercado aún, no he detectado masa crítica suficiente de e-lectores. Para los escritores entiendo que Amazón puede ser la salida, cuando no hay otra disponible. Hoy escriben multitudes y es imposible que existan lectores para todos. Las editoriales clásicas no dan abasto a leer. Por tanto, en muchísimos casos, auto-publicar sin coste, como te permite Amazón, puede ser la única forma para que muchos demuestren su valía. Pero no cabe engañarse: de ahí no van a salir premios Nobel. Casi todos los libros que “triunfan” en Amazón son novelas sentimentales de escaso fuste, vendidas a precios ridículos. El lector “literario”, exigente, aún no está por ahí, o yo no le he percibido; creo que sigue en el libro de papel. En mi caso concreto, tampoco con el libro infantil he vislumbrado campo suficiente, aunque ahí reitero que está el lastre añadido de no poder incluir ilustraciones de calidad.

FINAL. Esto está escrito “de sopetón”, tal como lo has leído. Es decir, habrá cosas que corregir, completar o enmendar en próximos post. Y: se trata de un balance u opinión rabiosamente personal, subjetiva y derivada de mis propias experiencias. Cada cual cuenta “el Amazón” según le va, como es obvio. Mi balance es agridulce, inclinado hacia lo primero. El de otro será forzosamente distinto. Solo he querido aportar un punto de vista sincero, personal y desde dentro, por si a otros les resulta de utilidad. Vale.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.319 seguidores