La política bonita

La política no es tan fea como la pintan. O como la pinté yo mismo en mis artículos durante tantos años. Vista desde fuera es verdad que lo que se ve suele ser lo negativo: luchas de poder, incumplimientos, descalificaciones, ambición… Vista desde dentro es otra cosa. Ahora, por ejemplo, a un año justo de las próximas elecciones municipales, viene un etapa estimulante. Nos toca imaginar, a los de aquí, otra Zamora, la de los años venideros, la que intente mejorarlo todo sin empeorar nada, la amable, paseable y deseable por cuantos vivamos en ella o pasen por aquí. Eso, y no otra cosa, es lo que persiguen los programas y propuestas electorales con los que saldremos a la calle dentro de muchos meses, pero que es ahora cuando hay que empezar a imaginar, elaborar, pulir y debatir. Y quien dice Zamora, dice cada uno de nuestros pueblos y ciudades. Y dice Castilla y León. Y ya si nos ponemos, Europa, que también hay elecciones a su parlamento, aunque eso nos suene y sea mucho más lejano.

Los de Podemos no nos presentamos a las municipales de hace tres años porque acabábamos de nacer y no nos daba tiempo a elaborar un programa en condiciones, ni unas propuestas viables pero audaces de transformación de esta ciudad ni de otros municipios. Y no somos, al contrario que otros, de presentarnos porque sí, sin ideas, sin gente preparada, solo para “meter cabeza” y tener ya algunos concejales para que fueran aprendiendo. A las instituciones hay que ir aprendidos. La ciudad, el pueblo, la comunidad te necesitan en plenitud desde el minuto uno y los votantes no pueden sentarse a esperar a que los “nuevos” vayan aprendiendo donde tienen la mano derecha y para qué sirve una concejalía. No quisimos jugar a eso. Nos pareció, y nos sigue pareciendo, una irresponsabilidad. Juzgamos más sensato, tras constatar que tampoco había socios disponibles que nos complementasen, hacernos a un lado y dejar que nuestros potenciales votantes apoyasen lo que entendiesen mejor para la ciudad. Y eso hicieron. Y no deja de ser significativo que el mismo día en que se elegían concejales para Zamora, en la urna de las Autonómicas que sí contaba con nuestra papeleta, nos diesen los apoyos de costumbre: 5.588 solo en la ciudad. Bueno, quizá ese día nos votaron unos pocos menos, porque no poder elegir la misma papeleta que para el municipio siempre perjudica. En toco caso y para que se hagan una idea, con esos mismos votos el PSOE obtuvo 5 concejales.  Y con casi  3.000 menos, Ciudadanos se estrenó con 2 ediles. En las posteriores elecciones, las Generales de 2015, los zamoranos de la capital aún nos añadieron 1.200 votos más, hasta los 6.721. Yendo solos y solo en la capital.

De ahí venimos. Y por eso nos tomamos muy serio y con especial intensidad la fase que ahora abrimos. Nos toca soñar otra Zamora, con toda la imaginación y audacia, con toda la inteligencia colectiva que podamos ensamblar. Pero también con los pies bien asentados, puesto que no saldremos nunca solo por salir, a ser testimoniales, a entrar en las instituciones y aguantar hasta la próxima. Saldremos con un proyecto sólido, viable y detallado de cómo se puede transformar esta ciudad de modo comunal, colaborativo, negociado y consensuado, transparente, horizontal y a la medida del conjunto de los zamoranos y las zamoranas, que es a los únicos a los que siempre nos deberemos. A esta fase de ideas, de programa, también de búsqueda de documentación, experiencias ajenas y rigor; seguirá después otra, de selección de las mejores personas, de las mas generosas, de los altruistas dispuestos a dejarse durante años la piel por su ciudad. Esta quizá no sea tan bonita como aquella, pues el factor humano, con sus dosis de pasión, siempre complica la existencia. Pero estaremos a la altura; esta vez sí y sin problema, para que dentro de un año también esta ciudad puede optar por un futuro diferente, imaginativo, más justo y de transformación. Ser la tercera fuerza política del país, y de Zamora, obliga. Y nos llevamos preparando para las municipales del 18 desde que concluyeron las del 14.

Estamos, en fin, en la fase bonita de la política en que debemos prepararnos para gobernar Zamora y otros muchos municipios; en que nos permitimos imaginar también otra Castilla y León, gobernada al fin por los más libres de ataduras y por los más capaces. Y es esta una experiencia que todos y todas deberíamos probar alguna vez. Porque la política, para que lo sea de verdad, no puede ser cosa de políticos. O la hacemos o nos la hacen. Nuestras puertas están abiertas de par en par para cuantos quieran, con nosotros, soñar, imaginar y trasladar a la realidad todos esos sueños de convivencia, equidad y justicia social. En Zamora, en Castilla y León, o en cualquier municipio o vecindario. Verán ustedes, veréis vosotros, como sí se pueden hacer las cosas de otra forma y para mejora del común. Ánimo.

Anuncios

¿Cuánto cobra un escritor?

Es la pregunta que más veces me han hecho los niños, cuando he ido a colegios, a hablarles de libros.

Les suelo responder de forma muy gráfica.

-Depende de los libros que se vendan. Mirad. Si vosotros compráis un libro mío que os cueste 10 euros, a mi me dan 1.

Sus caras y expresiones suelen ser de traca.

-¿Solo?

-¡Le estafan!

-¡Es injusto!

Suelo responderles que no es tan injusto como parece, porque en el proceso de edición de un libro interviene mucha gente, se hacen inversiones y todos quieren ganar dinero o se irán a trabajar en otra cosa.

Pero en el fondo mi pensamiento no es muy diferente del de ellos. ¿Al autor, al creador de la historia, solo debe corresponderle una décima parte del precio de un libro? ¿Sí? ¿Es lo justo?

EL PAÍS habla hoy de ello e incluye este gráfico tan explícito:

beneficiarios del libro_1

La información completa podéis leerla AQUI.

Y planteo una pregunta. ¿De veras es justo este reparto? ¿O solo revela cuál es el eslabón más débil y sin capacidad para negociar? Bastaría con dejar en un 40% la parte conjunto de librerías y distribución, que no estaría nada mal, y ya tendríamos un 30% para el autor. ¡Qué menos! Es el único imprescindible: sin él no hay producto para vender y distribuir.

Lo digo por decirlo, obviamente. Con la que está cayendo, las cosas solo pueden ir a peor.

Pese a ello, piénsese en este otro dato: los libreros viven de los libros, los distribuidores y los editores también. Los escritores, no. Tienen que trabajar en otra cosa, si quieren comer. Salvo excepciones contadas.

Y otro apunte. Ni siquiera lo del diez por ciento es seguro para los autores. En libros para niños, por ejemplo, se va imponiendo la moda de bajarlo a un 7 o un 8%. ¿Razón? Los ilustradores aseguran ser coautores, reclaman su porcentaje y los editores han decidido que salga de la parte del autor, que es el débil, el tonto, el que carece de capacidad alguna de presión.

Impresionante, ¿no?

Y aún nos vienen a los autores, cada dos por tres, implorando ayuda para la edición en papel, en defensa de libreros, distribuidores y editores.

En fin.

CAPTADOS EN AMAZON, ESCLAVOS DE LA PLUMA

Gran testimonio de una escritora sobre los tiempos que corren para los pobres autores. No os lo perdáis.

Soy mi palabra

descarga (11)

He estado dándole vueltas a cómo podría explicar, sin que resulte demasiado farragoso, mi experiencia económico-literaria comparando el tiempo que estuve autopublicada con el que he estado, y sigo estando, con dos grandes editoriales. Mi intención es despejar las dudas de todos aquellos que me escriben pidiendo consejo. Sin poner demasiados datos, que los tengo, intentaré ser clara, valiente y totalmente sincera. Aunque sé que esto traerá cola.

El post es extenso, pero os aseguro que merece la pena.

Voy a redondear cifras para más comodidad, pero de ninguna manera es mi intención disfrazar la realidad.

La desesperación al no encontrar editorial me llevó a subir cuatro de mis novelas a Amazon:

En un año en AMAZON…

Conseguí:

―Tener dos títulos entre los 10 más vendidos de España, Alemania, Francia e Inglaterra (hablamos de meses y meses, una de ellas año y medio en el Top 100, justo hasta que…

Ver la entrada original 1.195 palabras más

Un libro y unas rosas

Soy desdichado. En mi provincia hoy no es el día del libro. Por culpa de la Comunidad Autónoma, ese ente. Los políticos, esos otros entes, decidieron hace tiempo, que el 23 de abril era el Día de Castilla y León. Y los libreros, pocos y acobardados, nunca se han atrevido a competir con ese día, pese a que en esta región, nadie tiene el menor aprecio por su Autonomía. En mi ciudad, en mi provincia, los libreros “celebran” el Día del Libro cualquier otro día, que no sea hoy. Lo detesto.

Por fortuna, el libro tiene mil vidas. Y la del papel y las librerías físicas no es la única. De ahí que sus amantes podemos celebrar su fiesta cuando queramos, cuando toque, aunque nos parezca mejor. Como escritor, a mi me gusta celebrar el Día del Libro 365 veces al año. Pero comprendo que eso es pasión de enamorado, sin lógica ni razón. Así que lo celebro hoy, porque es cuando es. Y nada me gustaría más que, en la hermosa tradición de los catalanes, ofrecer una rosa a cuantos paséis hoy por aquí, saludando, mirando sin más, aunque no compréis nada en mi “zoco” virtual.

Para vender, está el resto del año. Hoy es día de festejar el libro, de cantarlo, de rebajar su precio y de compensar con rosas a quienes busquen uno. Y eso es justo lo que me propongo hacer.

Portada Beso Tiempo ebook copiaLlevo regalando ebooks, libros electrónicos, todo el mes, y para hoy he reservado uno especial: EL BESO DEL TIEMPO, mi novela. Hoy y solo hoy, podéis descargarlo gratis, en Amazón.

Pero, además, como no puedo daros rosas, se me ocurrió hace semanas preparar una modestísimo ramillete… de versos. De poesía, sí. Nunca he publicado poesía, lo cual no significa que no la haya escrito. Me gusta cultivar cualquier género y tengo especial debilidad por los géneros “muertos”, como el teatro, los antiguos bestiarios o la poesía. Sí: sé que en la actualidad hay muchos que se dicen poetas, ¡legiones de ellos!, pero lo considero un género muerto por carecer de lectores. Y no es porque los lectores no quieran poesía, es porque la poesía contemporánea espanta a los lectores (poned las excepciones que gustéis, pero serán solo eso, excepciones).

Portada Insomnio gatos  copia 2Decía, pues, que he preparado como segundo regalo de este día tan especial, un ramillete de florecillas líricas, de las muchas que tengo escondidas por los cajones. Le he dado forma de libro mínimo, de “plaquette”, y lo he titulado “EL INSOMNIO DE LOS GATOS”. También podéis descargarlo hoy y mañana en Amazon, gratis.

Son mis dos regalos para este día especial: el libro y el ramillete de metafóricas rosas. Con mi agradecimiento por estar ahí, por pasar de vez en cuando por aquí, por abrir un libro y leer.

FELIZ DÍA DEL LIBRO.

En abril, libros mil

DILI_2014_casAbril es el mes del Libro. El día 2 se celebra el Día Internacional del Libro Infantil. El 23, el Día del Libro “a secas”. Me gusta celebrar ambas efemérides. Y como una está al principio y otra más bien al final, festejo el mes entero. ¿Cómo? Regalando libros cada día, durante todo el mes. Serán sobre todo en formato electrónico, ebooks. Por ello sugiero a los visitantes de esta página que durante todo Abril vigilen mis libros de Amazón en ESTE ENLACE: no habrá un solo día en que no haya alguno gratis. E incluso dos, a veces.

El primer libro de regalo, con descarga gratuita, del 1 al 4, es EL FANTASMA PUPAS Y OTROS CUENTOS.

De los demás, iré dando cuenta en mi web oficial, brauliollamero.com.

También para mis libros en papel, hay ofertas. Pasaos por la web de de vez en cuaado, en este abril de libros mil.

En el día mundial de la poesía

SONETO DE LOS POLLOS (ACADÉMICOS)

Academicos

La Academia de la Lengua, tal Real,

es un parque temático de pollos

que suelen cacarear sesudos rollos

en pos de causar pasmo al personal.

Y no deja de ser sensacional

que siendo, como digo, unos pimpollos,

se vistan de pingüinos o repollos

al recibir el santo y la señal

que los convierte en doctos académicos.

Yo tengo para mi que esos señores

con mucha tripa para ser anémicos

tiénense, oiga, por Cámara de Lores

que imponen a los poetas, tan famélicos,

dieta diaria de versos con honores.

(C) B. Llamero